Entra Ronnie Wood a las 6 en punto, preciso como siempre, acompañado por su manager, la enfermera que le sostiene la bomba de oxígeno y el chamo que lo arrastra en silla de ruedas. Dos asistentes lo alzan en brazos hasta la camilla; uno le hace una transfusión de sangre express …